Inicio
Adicción Sexual
Abuso Sexual
Aborto
Adulterio Online
Algunos Conceptos
ACUPS
Identidad Sexual
La Sexualidad en la Biblia
Masturbación
Matrimonio
Noticias
Noviazgo
Pornografía
Tecnosexual
Virginidad
¡Pregunte aquí!
Inicio > Mujeres evangélicas se solidarizan con joven violada >
  Mujeres evangélicas se solidarizan con joven violada

Mujeres evangélicas expresaron su solidaridad con Romina Tejerina, joven encarcelada desde agosto de 2002 y que este jueves enfrenta el juicio oral en Jujuy, provincia del norte argentino, acusada de homicidio calificado por haber dado muerte al hijo producto de una violación sexual.

"Nuestro mayor deseo es que Dios te dé su paz y que puedas sentir en este momento que estás en la palma de su mano", dice la carta que la pastora Margarita Lais Tourn, coordinadora del Foro de Mujeres de las iglesias-miembro del Consejo Latinoamericano de Iglesias (CLAI) en Argentina, envió el miércoles a la joven.

Tejerina, que en agosto de 2002 tenía 17 años, fue violada por un vecino a la salida de una fiesta, y quedó embarazada. Ella ocultó los hechos, la violación y el embarazo por vergüenza, sentimiento de culpa y temor a la presión social. A los 7 meses, pensando que abortaba, tuvo el bebé en el baño de su casa y en medio de un episodio psicótico, lo apuñaló, pues creyó ver en él la cara del violador.

En la carta, las mujeres evangélicas lamentan la naturalidad con que la sociedad argentina observa los casos de violencia contra las mujeres y sensibilizadas por la situación que vive la joven jujeña afirman su apoyo a todas las medidas que tengan como objetivo que las leyes no sean aplicadas sin tener en cuenta el contexto de la situación. "Lo hacemos motivadas por el ejemplo de Jesucristo quien fue muchas veces acusado por estar fuera de la ley, pero cuya ética y misericordia son incuestionables", afirman.

Asimismo, expresan su preocupación porque la justicia esté sesgada por prejuicios que permitan que un violador esté impune y que Romina sea juzgada desde el ideal de lo que debe ser una madre y no como persona que sufrió los horrores, que podrían ser atenuantes de la acción.

Rogamos que no sea así y que todas las personas implicadas tengan la sabiduría y capacidad de discernimiento para lograr la justicia, manifiestan las mujeres evangélicas.