Inicio
Adicción Sexual
Abuso Sexual
Aborto
Adulterio Online
Algunos Conceptos
ACUPS
Identidad Sexual
La Sexualidad en la Biblia
Masturbación
Matrimonio
Noticias
Noviazgo
Pornografía
Qué dice la Biblia
La Iglesia y nuestra familia
Menores
Consejos para evitarla
Tecnosexual
Virginidad
¡Pregunte aquí!
Inicio > Pornografía >
  Pornografía

Satanás utiliza hoy en día un instrumento antiguo para atacar a muchos cristianos y a la humanidad (mayormente a los hombres), el ataque sexual a través de la Pornografía, que en los Estados Unidos y el resto del mundo occidental es un mal que ya tiene estadísticas epidémicas.

En otras épocas, la pornografía se encontraba sólo en ciertas tiendas de mala fama de los barrios chinos en cada ciudad; ahora se vende abiertamente. Los autoservicios ofrecen entre sus artículos de pornografía blanda, fotografías y relatos estimulantes centrados en la desnudez y en algunos casos en una "sexualidad normal", todo esto muchas de las veces colocada justo al lado del puesto del cajero. En la mayoría de las bibliotecas públicas, por ejemplo, los niños al igual que los adultos pueden conseguir libros sobre sexo muy explícitos con fotografías de hombres y mujeres desnudos llamando al "sexo seguro".

Durante los últimos años la pornografía ha proliferando, las revistas pornográficas contienen surtidos de fotos que desafían a toda imaginación e incluye imágenes de mujeres que están siendo atadas y amordazadas, violadas, azotadas y maltratadas. Lo "normal" es una serie de múltiples compañeros de relación en poses heterosexuales, homosexuales y lesbianas, y el tema subyacente lo constituyen casi siempre la dominación o la violencia.

Las revistas más crudas describen escenas de violaciones por pandillas, torturas y bestialismo. Algunas de las más populares presentan a hombres y mujeres manteniendo relaciones sexuales con niños de edades comprendidas entre los tres y los ocho años e incluso cosas no aptas para describir en este especial.

La pornografía comienza como un juego que implica a la mente, la imaginación y la fantasía, en otras oportunidades como curiosidad, aunque sabemos que es sólo nuestra lujuria la que encuentra esta excusa que tiene nombre de pornografía y la cual usamos para dar rienda suelta, sin considerar el Temor a Dios.

La inmoralidad, naturalmente, implica mucho más que la pornografía. No obstante, en la batalla por la mente, ella representa una de las principales puertas abiertas a la estimulación ilícita de la imaginación, y la fantasía.

La pornografía tiene algo que ver con la sociedad indulgente en que vivimos, es parte de la mentalidad del «yo, me, mi, soy el centro del universo» que se ha apoderado de nosotros. El tema principal de la pornografía es la masturbación, sea mental o física. La pornografía tiene que ver con la descripción gráfica del sexo anatómico. No hay lugar en ella para los sentimientos humanos, donde lo real es que dos personas compartan lo más profundo de sí mismas.

La pornografía tiene dimensiones transculturales. Algunas personas que no cuentan con la posibilidad de acceder a la página impresa, los videos y/o los cines pornográficos, tienen sus propias formas potenciales de esclavitud a la pornografía. El joven que rompe con un tabú local y practica regularmente el voyeurismo en un entorno tribal está participando en un tipo de pornografía de su propia cultura tanto como aquél que tiene a su disposición literatura, películas y tiendas porno.

Esperamos a la luz de la Palabra de Dios desarrollar una iniciativa para ir en busca de la solución que nos da Cristo a través de Su Palabra; él nos dice "... y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres.", dejando como precedente que es necesario conocer su raíces, de igual forma a través de la comprensión del afectado y de una ayuda mutua, es lo que les permitirá salir de esta esclavitud, en la cual muchos de los nuestros se encuentran por años esclavizados.