Inicio
Adicción Sexual
Abuso Sexual
Aborto
Adulterio Online
Algunos Conceptos
ACUPS
Identidad Sexual
La Sexualidad en la Biblia
Masturbación
¿Pecado?
Matrimonios
Estadísticas
Consejos para evitarla
Opinión Médica
Matrimonio
Noticias
Noviazgo
Pornografía
Tecnosexual
Virginidad
¡Pregunte aquí!
Inicio > Masturbación > Opinión Médica >
  Opinión Médica

No se puede atribuir que la masturbación por si misma es la causa de las relaciones sexuales prematrimoniales. Ni tampoco es definitivamente la causa de experiencias traumáticas sexuales. En general quienes inician sus relaciones sexuales entre los 12 y 14 años no lo han iniciado a causa de masturbaciones previas sino que son producidas por otras causas.

Debemos ser honestos y cuidadoso y decir que en general la masturbación desde el punto de vista médico, practicado en la adolescencia, no produce ninguna consecuencia física, ni psicológica más que el temor a sus consecuencias. Es decir: la peor consecuencia de la masturbación es el temor y el miedo a sus posibles consecuencias que en el adolescente siempre están presentes. La masturbación practicada en la adolescencia y únicamente allí es una etapa de transición que si bien desde el punto de vista cristianos y bíblico puede englobar por sus fantasías un pecado, no implica siempre que la futura vida sexual dentro del matrimonio pueda sufrir.

Finalmente, la masturbación puede llegar a ser un sustituto para las relaciones saludables con otra gente. Algunos adolescentes cometen el error de elegir la masturbación como una manera malsana para tratar con su soledad, depresión, o frustración. Ellos se vuelven a la masturbación como un sustituto emocional para sus problemas.

Es correcto que en algunos adolescentes la masturbación constituye un síntoma de un trastorno psicológico, pero no necesariamente esto es todos los casos.

Nos parecen muy bien los consejos hacia el cristiano adolescente: debe evitar la masturbación, insistir en evitar el ocio, tener el tiempo ocupado, no dar lugar a pensamientos y fantasías sexuales. Cuidar nuestras conversaciones ( las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres )

Cuidar las amistades , cuidar las sendas de nuestros pies, a donde vamos, con quién vamos, con quién estamos. Cuidar nuestros ojos. Insistir en la televisión como fuente de tentación y lazo, etc.


NOTA: Los conceptos médicos de la masturbación como un hecho habitual normal y sin consecuencias físicas y mentales son ciertas exclusivamente en el adolescente, practicados con determinada frecuencia. Por supuesto que este concepto no es valido para quienes abusan de esta practica (que puede denunciar una patología emocional) ni para quienes optan esta práctica como preferencia sexual (el autoerotismo es considerada una etapa transicional dentro de la adolescencia pero no como definitiva).

Estamos de acuerdo que Dios no aprueba el autoerotismo por lo que debemos evitar la masturbación en la practica humana.