Inicio
Adicción Sexual
Abuso Sexual
Aborto
Adulterio Online
Algunos Conceptos
ACUPS
Identidad Sexual
La Sexualidad en la Biblia
Masturbación
Matrimonio
Noticias
Noviazgo
Definiciones
Desarrollo
Compromiso
Elección
Sexualidad
Conclusiones
Pornografía
Tecnosexual
Virginidad
¡Pregunte aquí!
Inicio > Noviazgo > Sexualidad >
  Sexualidad

¡Relaciones Sexuales antes del Matrimonio! por ningún motivo.
El noviazgo es el período en el cual el amor muestra sus primeras manifestaciones. No confundas el amor humano y la intimidad sexual como una condición para entablar este tipo de relación, aunque sean cosas relacionadas. El amor debe ir creciendo en la misma relación y aún después cuando se es pareja en matrimonio. Una atracción, la satisfacción o la instintividad son decisiones equivocadas para dar el paso del noviazgo. Nunca debemos fundamentar este tipo de relación en cualquier cosa que no sea el Amor como nos dice Judas en su carta "conservaos en el amor de Dios ...".

A veces parece plantearse un conflicto entre amor y castidad, esto porque no se reflexiona sobre el significado del amor. Se justifican luego acciones que van contra el amor. No podríamos realmente llamar amor lo que fuera causa de un grave daño espiritual.

Fuera del legítimo matrimonio, es pecado la búsqueda directa del placer sexual o la realización total o parcial de acciones que estén destinadas por su naturaleza, independientemente de la intención del hombre, a la transmisión de la vida. Y esto, aunque por las razones que sean se sepa que no llegará la concepción, y aunque la intención no sea ofender a Dios sino manifestar cariño o como se le llama irónicamente en el mundo "Muestra de Amor"(2 Jn. 2:16). Hay una "inseparable conexión, que Dios ha querido y que el hombre no puede romper por propia iniciativa. El acto sexual es algo que tiene sentido únicamente donde se puede desarrollarse plenamente: en el matrimonio.

Nunca debes solicitar directamente ninguna de las manifestaciones corporales que son propias de la intimidad conyugal (matrimonio), (1 Pe. 4:8). En otras palabras, no le pidas a tu pareja que te demuestre cuanto te ama con relaciones sexuales.

A la hora de la responsabilidad moral, no puede prescindirse de lo que pase en la conciencia del otro, porque los novios son dos (2 Co.4:2). Una intención afectuosa, si es imprudente, puede ser la causa de un pecado. Siempre debe quedar tal limpia trasparencia, en todos tus actos y palabras, que no contristemos al Espíritu Santo y que parezca haberse levantado un muro entre ambos como pareja y Dios.